NO TIME.

LOS QUE SE QUEDAN POR AQUÍ

jueves, 13 de febrero de 2014

Vuelta.

Observo las horas del reloj, meditando donde está el problema, cuál es el engranaje que
sustituye a esa sonrisa imaginaria que está donde no tiene que estar. Por mucho esfuerzo que ponga en arreglar ésta fisura, la soledad se ha quedado parada en las 6.15, y vaya ya es medianoche otra vez guardando en una bolsa las lágrimas que se me han ido perdiendo por el parque. No entiendo porqué el reloj sigue funcionando, si hace meses que mi cabeza se quedó sin pilas. 
Quiero referirme a eso de poner la alarma, y que las gotas que se deslizan por mi ventana se paren, que vengan a tocarme y me digan que hoy es día de “te quieros”, que son las 6.15 pasadas y la alarma ya ha sonado, que es hora de tirar a la basura la bolsa de lágrimas y sacar de paseo a mi sonrisa, que ya se ha cansado de estar en el sofá. No quiero más relojes, porque todos se me rompen, ni más paquetes de pilas sin abrir. El cargador del corazón se ha estropeado, y debería estar sin batería, pero vaya otra vez, sigue latiendo, y no sé porqué.
He llegado a la conclusión de que hay un cable interno que conecta el corazón con la cabeza, que tiene un interruptor que por alguna razón se ha encendido, y ha hecho que tire todos mis relojes.

viernes, 26 de agosto de 2011

Y así, sin preguntarme, sin haber llamado a la puerta, sin ni si quiera haberme pedido permiso, y aún menos sin haberme mencionado si me parecía bien, todo empeoró, justo cuando pensabas que las cosas no retorcerían más el tornillo, una vez más se pasaron de vuelta, y ésta vez haciendo añicos el destornillador.



miércoles, 11 de mayo de 2011



Somos inexpertos y nos sentimos inocentes, creemos que nada es para siempre y saltamos al son de la  sinceridad, pero la diferencia que hace un abismo entre nosotros es que tú acabas de alzar el vuelo y yo ya alcancé el aterrizaje. 



miércoles, 16 de febrero de 2011






No me encuentres, cuando ni siquiera has empezado a buscar
Quiero que te acuerdes de mí, porque no te gustó aquella tarde en el bar,
sino el pasear por mi cabeza, sumergirte en mis pensamientos, y descubrir en mi locura, la más profunda certeza




miércoles, 19 de enero de 2011


Piensa (con los párpados)
Ríe (con las orejas)
Acaricia (con el corazón)
Sonríe (con los pies).


Siente cada gramo que te rodea en cualquier minúscula cosa que puedas apreciar.














Un Tenerife diferente.